martes, 23 de septiembre de 2014

César Luis Menotti ingresará al Salón de la Fama


César Luis Menotti confirmó hoy que asistirá a su investidura en el Salón de la Fama del Fútbol Internacional, que se realizará el próximo 11 de noviembre en Pachuca, México.

Lo hizo durante la visita de Antonio Moreno, director del Salón de la Fama a Buenos Aires, para interiorizarlo de la ceremonia.

“Estoy muy orgulloso de poder estar en ese recinto, junto a nombres tan destacados de la historia del fútbol”, sintetizó el entrenador campeón del mundo con Argentina, en 1978.

“Es una gran idea que el fútbol también tenga su Salón de la Fama oficial, como lo tenían el boxeo, el béisbol, el básquetbol y otros deportes, sobre todo en Estados Unidos”, opinó Menotti, quien resaltó que será una “gran emoción ser parte de la ceremonia” y visitar México, país del que guarda “muy gratos recuerdos”. Entre 1991 y 1992 dirigió al seleccionado azteca y su trabajo es aun hoy tomado como referencia por los entrenadores mexicanos.

Inaugurado en 2011 por Joseph Blatter, el Salón de la Fama del Fútbol Internacional celebrará su cuarta investidura. Ya forman parte:

2011 – Diego Maradona, Pelé, Alfredo Di Stéfano, Franz Beckenabuer, Johan Cruyff, Garrincha, Eusebio, Michel Platini, Gerd Müller, Lev Yashin, Bobby Charlton, Ferenc Puskas, Lothar Matthaus, Mario Zagallo y Zinedine Zidane.

2012 – Mario Kempes, Just Fontaine, Dino Zoff, Obdulio Varela, Rinus Michels, Jules Rimet, Emilio Butragueño, Ricardo Zamora, Marco van Baste y Bobby Moore.

2013 – Franco Baresi, Paolo Maldini, George Weah y Jorge “Mágico” González

En esta oportunidad, junto a Menotti ingresarán Romario, Alex Ferguson y Carlos Valderrama, de acuerdo a la votación realizada en abril por el jurado internacional.

Cabe consignar que el fútbol mexicano tiene una votación aparte. Entre ellos fueron elegidos Hugo Sánchez, Antonio Carbajal, Bora Milutinovic y Enrique Borja.

lunes, 15 de septiembre de 2014

San Lorenzo de América

El máximo trofeo continental ya está en la vitrina de uno de los clubes más populares de Argentina. Mientras la dirigencia pelea por la vuelta al histórico barrio de Boedo, el plantel hizo la verdadera “reparación histórica”.

Artículo publicado en ESPN Magazine, en septiembre de 2014
Por PABLO ARO GERALDES


San Juan y Boedo antiguo, y todo el cielo iluminándose de azul y rojo en la noche invernal. La pirotecnia no estaba en los cálculos de Homero Manzi ni de Aníbal Troilo cuando en 1948 compusieron Sur, uno de los tangos más porteños. En esa esquina emblemática de Buenos Aires se congregó el pueblo sanlorencista para celebrar la conquista más alta de sus 106 años de historia.
La Copa Libertadores se queda en Boedo, para reparar ese hueco que desentonaba con la grandeza del club.
San Lorenzo de Almagro ya es campeón de América y se da permiso para soñar con algo más grande todavía, como será jugar en diciembre el Mundial de Clubes, donde el Real Madrid es el claro favorito. Pero vale la pena repasar el camino a lo más alto del fútbol continental.
Hace dos años, cuando San Lorenzo de Almagro salió airoso de la Promoción para evitar el descenso, sintió que empezaba una nueva etapa, que tenía que empezar una nueva etapa. Era hora de comenzar a trabajar en serio, Llegó Matias Lammens a la conducción del club, con el respaldo del animador Marcelo Tinelli, para reemplazar al presidente Carlos Abdo, que dejaba al club en una severa inestabilidad, lo que desencadenó en el llamado anticipado a elecciones.

La llegada de Antonio Pizzi como entrenador empezó a poner las cosas en orden. La dirigencia lo sostuvo cuando fue cuestionado y el rumbo se mantuvo. El tiempo les dio la razón y la obtención del Torneo Inicial 2013 fue la ratificación del camino elegido. Pero el inesperado alejamiento de Pizzi obligó a un cambio de timón rápido pero preciso, porque estaba por delante la campaña de la Copa Libertadores. Y así llegó Edgardo Bauza, el técnico que en 2008 guió a la Liga Deportiva Universitaria de Quito a su máxima conquista continental.

Hay equipos se arman de atrás para adelante. Otros se estructuran desde adelante hacia atrás. Este San Lorenzo de Edgardo Bauza tiene su génesis conceptual en el mediocampo, en esa dupla vital que conforman Juan Mercier y Néstor Ortigoza. A partir de ellos, como una estrella, se abre el juego, que contó con solidez en todas sus líneas.
Para empezar, el arquero: Sebastián Torrico fue fundamental para la obtención del Torneo Inicial 2013 y continuó con su nivel a lo largo de toda la campaña de la Libertadores. En el fondo, Julio Buffarini, Mauro Cetto, Santiago Gentiletti y Emmanuel Mas conformaron una defensa con la firmeza de los centrales y la proyección de los laterales, especialmente el incansable Buffarini.
Para mover el medio al compás de Mercier y Ortigoza estuvieron encendidos Héctor Villalba e Ignacio Piatti (que se perdió la consagración, ya traspasado al fútbol canadiense). La magia, la presencia, el alma de Leandro Romagnoli empujó a todos. Presente en todos los títulos internacionales del club, el Pipi era la parte de la hinchada sanlorencista dentro de la cancha.
En la delantera, Mauro Matos se hizo presente cuando fue necesario. A su lado terminó el uruguayo Martín Cauteruccio. Y no pueden quedar afuera los nombres del colombiano Carlos Valdés, de Ángel Correa, Nicolás Blandi, Fabricio Fontanini, Enzo Kalinski, Gonzalo Prósperi, Walter Kanneman, Pablo Barrientos, Gonzalo Verón, Juan Ignacio Caballero y Leandro Navarro, todos partícipes de esta campaña victoriosa.

En una Copa que no se caracterizó por su nivel de juego, San Lorenzo clasificó en el Grupo 1 por apenas un gol de diferencia sobre el humilde Independiente del Valle, de Ecuador. En una zona que rompió todos los pronósticos, se impuso Unión Española (Chile) y quedó en el camino Botafogo (Brasil). Como en las grandes gestas que quedan en la memoria, el componente épico de San Lorenzo guardó para el final el 3-0 sobre el conjunto carioca, con Ignacio Piatti como héroe en el Nuevo Gasómetro.
Al confeccionar los cruces de los 16 equipos que pasaron a octavos de final, se tuvieron en cuenta los puntos obtenidos y la diferencia de gol. El cuadro de Bauza quedó 15º, solamente delante de Nacional de Paraguay. Todo tendría que definirlo de visitante, salvo una hipotética final ante el conjunto guaraní, algo impensado...
Así fueron pasando Gremio y Cruzeiro, antes del paréntesis obligado por la Copa del Mundo. Fueron dos paradas bravísimas que San Lorenzo supo torcer en Porto Alegre (por penales) y Belo Horizonte. Se abría el panorama con unas semifinales inéditas, sin brasileños.
El fantasma de la altura de La Paz quedó reducido a una anécdota después del 5-0 lapidario en Buenos Aires. Esa noche, San Lorenzo mostró su mejor fútbol y aplastó sin miramientos a uno de los rivales mejor armados del torneo.

Llegó así la final inédita, contra un Nacional de Paraguay que tiene 110 años de historia en el fútbol guaraní pero nulo relieve internacional. El aguerrido conjunto tricolor ya había dejado por el camino a otros dos rivales argentinos: Vélez Sarsfield y Arsenal, por lo cual la definición asomaba como un gran signo de interrogación. Bauza estaba ante esa impensada final, la que le daba al Ciclón la chance de definir de local.
Sin conocer la victoria como visitante en toda la copa, San Lorenzo estuvo a 30 segundos de la hazaña en el estadio Defensores del Chaco, pero el empate de Nacional casi sobre el pitazo final obligó a un triunfo en el Nuevo Gasómetro.
Así se colmó el escenario que desde hace dos décadas alberga los sueños desterrados de Boedo, vibrando junto al pueblo sanlorencista unido como nunca. Abuelos, padres, hijos, nietos y el recuerdo de los que se fueron. De los que hicieron grande a San Lorenzo con la camiseta azulgrana o con el grito incansable en la tribuna.
La Copa Libertadores ya está en la vitrina. Ahora es San Lorenzo de América.

domingo, 14 de septiembre de 2014

Copa Centroamericana 2014: Costa Rica campeón

Costa Rica conquistó su octavo título de la UNCAF en en certamen que se disputó por primera vez en los Estados Unidos. Esta 13ª edición del torneo otorgó 4 plazas directas a Copa Oro: Costa Rica, Guatemala, Panamá y El Salvador.
Honduras que finalizó en 5° lugar obtiene medio cupo: disputará su lugar con la selección que finalice quita en la Caribbean Cup 2014. El ganador de este repechaje, asistirá a la Copa Oro 2015.
Además, Costa Rica ya se aseguró su plaza en la Copa América del Centenario.
La UNCAF determinó que en cada sede se lleve a cabo una jornada de tres partidos: en el Robert F. Kennedy Memorial Stadium de Washington, en el Cotton Bowl Stadium de Dallas y en el Estadio BBVA Compass de Houston se jugó por la fase de grupos. En el estadio Los Angeles Memorial Coliseum de Los Angeles se desarrolló la jornada final.

GRUPO A
Belize - El Salvador - Guatemala - Honduras
3/9 - Washington: Honduras 2-0 Belize
3/9 - Washington: El Salvador 1-2 Guatemala
7/9 - Dallas: Guatemala 2-1 Belize
7/9 - Dallas: Honduras 0-1 El Salvador
10/9 - Houston: El Salvador 2-0 Belize
10/9 - Houston: Honduras 0-2 Guatemala
Posiciones: Guatemala 9 (+4), El Salvador 6 (+2), Honduras 3 (-1), Belize 0 (-5).

GRUPO B
Costa Rica - Nicaragua - Panamá
3/9 - Washington: Costa Rica 3-0 Nicaragua
7/9 - Dallas: Costa Rica 2-2 Panamá
10/9 - Houston: Panamá 2-0 Nicaragua
Posiciones: Costa Rica 4 (+3), Panamá 4 (+2), Nicaragua 0 (-5).


QUINTO PUESTO
13/9 - Los Angeles: Honduras 1-0 Nicaragua

TERCER PUESTO
13/9 - Los Angeles: El Salvador 0-1 Panamá

FINAL
13/9 - Los Angeles: Guatemala 1-2 Costa Rica

HISTORIAL
año - sede - campeón
1991 Costa Rica - COSTA RICA
1993 Honduras - HONDURAS
1995 El Salvador - HONDURAS
1997 Guatemala - COSTA RICA
1999 Costa Rica - COSTA RICA
2001 Honduras - GUATEMALA
2003 Panamá - COSTA RICA
2005 Guatemala - COSTA RICA
2007 El Salvador - COSTA RICA
2009 Honduras - PANAMÁ
2011 Panamá - HONDURAS
2013 Costa Rica - COSTA RICA
2014 Estados Unidos - COSTA RICA

lunes, 1 de septiembre de 2014

El Bambino Veira: "¡Una cosa de locos!"

De lunes a viernes su rostro colorado y su cabellera teñida de rubio aparece por las pantallas de Fox Sports como parte de la mesa de análisis de La Última Palabra, programa conducido por el periodista argentino Fernando Niembro.

Entrevista publicada en la revista mexicana SoccerManía, en 2007.
Por PABLO ARO GERALDES

Sus palabras disparatadas y sus frases llenas de humor lo han vuelto uno de los personajes más mediáticos del futbol argentino. Pero pocos saben que en la vasta historia de Héctor Rodolfo Veira, México ocupa un lugar especial. Candidato en varias ocasiones para dirigir en México -enCruz Azul su nombre sonó varias veces durante los 90-, el popular Bambino jugó a principios de los 70 en el Laguna, de Torreón, en donde marcó 18 goles y vivió una de las anécdotas que no se cansa de contar, cuando fue extra de un “western” en el que actuaba John Wayne. Como DT de la Selección de Bolivia, Veira vino en 1999 a México para disputar la Copa Confederaciones.

LEJOS DEL CAMPO, CERCA DE LAS CÁMARAS
Alejado de los banquillos desde hace un par de años el Bambino Veira, uno de los símbolos históricos de San Lorenzo de Almagro, con el que fue campeón, como jugador en 1968 y como técnico en 1995, renunció al banco del Ciclón en el 2005, tras la derrota ante el Cobreloa chileno (2-0), en la quinta jornada del Grupo 7 de la Copa Libertadores. Ése fue el último equipo en el que ejerció como entrenador.

Héctor Rodolfo Veira nació el 29 de mayo de 1946 en Buenos Aires, Argentina. En su etapa como futbolista fue un centro delantero que debutó con el Ciclón y saltó rápidamente a la fama al proclamarse, a los 18 años de edad, campeón de goleo de la liga argentina, en 1964, con 17 anotaciones. El resto de su carrera como jugador la realizó con Huracán, Banfield, Laguna de México (de 1971 a 1973), Sevilla de España, Comunicaciones de Guatemala, Corinthians de Brasil y Universidad de Chile.

Como técnico ha dirigido en cuatro ocasiones a San Lorenzo, conquistando el título del Clausura 95, Banfield, River Plate, club con el que en 1986 ganó el campeonato argentino, la Copa Libertadores y la Copa Intercontinental; Vélez Sarsfield (dos etapas), Cádiz de España, Boca Juniors, equipo en el que coincidió con el mexicano Luis Hernández; la Selección de Bolivia, Lanús y Newell’s Old Boys. Hace ocho meses había sido contratado para dirigir a Quilmes, pero no llegó a entrenar al plantel cervecero, ya que renunció cuando se encontraba en Alemania como comentarista de la Copa del Mundo al argumentar la falta de refuerzos.

TODO UN PERSONAJE
Héctor Bambino Veira recuerda su paso como jugador en México y algunas anécdotas de su faceta como director técnico. Tuvo un paso fugaz por Quilmes en junio del año pasado, donde asumió el cargo, pero no llegó a presenciar un solo entrenamiento, pues viajó a Alemania como comentarista para la Copa del Mundo.

- ¿Nunca más como entrenador?
- ¿Por qué no? Si me llaman con una propuesta interesante, que me dé ilusiones de lograr algo futbolísticamente, vuelvo a las canchas. Lo que pasa es que en Fox estoy muy cómodo y no me han llamado con proyectos interesantes, pero no descarto la posibilidad de volver a dirigir.

- Hace varios años su nombre sonó fuerte para dirigir en el futbol mexicano, ¿no le interesó tomar un equipo allá?
- Siempre tuve oportunidades de dirigir en México y no lo descarto. Me gusta ese futbol, ha crecido mucho y si bien deben estar un poco cansados de los argentinos, creo que somos respetados por nuestros conocimientos y porque hemos ayudado al buen desarrollo del futbol azteca.
El futbol mexicano tiene cada vez más prestigio, ya no es el futbol que viví cuando era jugador, creo que cada vez crece más. Lo veo por Fox Sports y me encuentro con un futbol lindo, con muchos goles y con mucha proyección. Además, económicamente están muy bien y proponen proyectos muy tentadores en esa parte. Están a la altura de potencias europeas.

- ¿No exagera?
- En absoluto. Seguí a México en Alemania 2006 y su entrenador (Ricardo La Volpe) y sus jugadores demostraron estar en un muy buen nivel. Eso sucede porque en sus equipos tienen exigencias y ambiciones. El Tricolor hizo un papel maravilloso en la pasada Copa del Mundo y considero que va de menor a mayor.

LA LEYENDA DE JOHN WAYNE
La historia del cine cuenta que Osvaldo Ardiles y Pelé, entre otros jugadores, actuaron en “Escape a la Victoria”. La leyenda cuenta que Héctor Veira fue extra en alguna película de John Wayne.

- ¿Es fábula o realidad su participación en las películas de John Wayne?
- ¡Es una realidad ab-so- lu-ta! A mí me encanta el cine y cuando era más joven tenía una pinta impresionante. Ojo, era extra, sólo estaba atrás tirando flechas (ríe con ganas). Tampoco fui amigo de él, de hecho creo que no me dijo ni ‘Hello’, pero yo disfrutaba una enormidad. Fue cuando jugaba en México.

- ¿Por qué no se dedicó al cine?
- Es que el futbol es lo mío y el cine un hobby. Me tendría que haber dedicado más al cine porque lo disfruté una barbaridad. Actualmente voy al cine muy seguido. Soy un enamorado del cine.

- Actualmente no es cine, pero está muy cerca de las luces y las cámaras.
- Me gusta mucho y me siento cómodo con mi participación en la televisión. La respuesta de la gente en la calle es estupenda. Es una golosina difícil de dejar, una cosa de locos. Da placer ir al canal y estar rodeado de colegas (Daniel Bertoni, Norberto Alonso, Diego Latorre, Óscar Córdoba) que opinan sobre lo que más nos gusta. Hoy sí estoy más cerca de la TV, pero si un equipo me acerca un proyecto serio, me subo de inmediato al tren. El futbol, el cine, las mujeres…¡Es todo tan maravilloso, ex-traor-di- na-rio!

Playboy empedernido, seductor y divertido, una de sus frases de cabecera es: “El mundo debería tener techo, así siempre sería de noche”. Sin pelos en la lengua, responde sin ocultar nada.

- ¿Su rendimiento como jugador hubiese sido mejor sin tanta vida nocturna?
- Sin lugar a dudas. Fui un jugador con mucha magia, con técnica y táctica, pero si hubiese salido menos de noche hubiera sido un jugador fuera de serie. No es que me arrepienta de la vida que llevé, pero soy consciente de que debí ser más profesional.

- ¿Cómo se entiende que sea exigente como técnico si cuando fue jugador no tenía rectitud?
- Como jugador me gustó mucho la noche, pero como entrenador soy una barbaridad. Soy exigente conmigo mismo. A los jugadores trato de escucharlos y de aconsejarlos, de ponerme como ejemplo de lo que no hay que hacer.

- ¿Usted no tuvo consejeros?
- Era otra época. Los jugadores éramos amigos sin importar si éramos rivales. Compartíamos grandes charlas después de la cena y eso hoy no existe. Con el Coco Basile, por ejemplo, o con Mostaza Merlo éramos de salir mucho y disfrutar ese momento. Los pibes de hoy viven otros tiempos, en esta profesión hay muchas tentaciones y es bueno advertirlos.